Saltar al contenido

Oración Del Credo: Católico, Completo, y La Salve, Largo y Más

El Credo Católico

La oración del Credo representa la bandera y escudo de todo católico.

En esta linda oración se resume nuestra religión. Es sinónimo de alabanza, de fe y de confirmación; rezar el credo fortalece nuestra fe y aclara nuestros caminos. Es nuestro escudo protector contra todo mal y peligro.

Qué es el credo católico

En lo que sigue, un excelente grupo de oraciones basadas en El Credo. Para ver el Credo original, haz clic en este link.

Oración Del Credo Católico ⛪

Creo en ti mi Dios padre, creador de todo cuanto nos rodea; Creo en ti Señor y dador de vidas, Creo en Jesucristo, hijo del Altísimo y Salvador nuestro, y quien llegó a este mundo a través de Nuestra Madre María; creo en el Espíritu Santo, consolador y protector de sus seguidores. Creo en ti mi Señor, quien sufrió las más grandes vejaciones y maltratos, por salvarnos del pecado.

Creo que pronto llegaras y liberarás a tu pueblo de tanta maldad, escogerás a los buenos y a tu lado vivirán y aquellos quienes a ti te ignoraron, no conocerán lo que es la vida eterna. Creo y así lo espero, por los siglos de los siglos, Amén.

Oración Del Credo Completo 💖

Creo en el más grande único y poderoso, Nuestro Dios, Redentor y Salvador, creador de la noche y del día, del aire, mar y de la tierra, de todo el universo y de todos sus hijos. Creo en su único hijo Nuestro Señor, Jesucristo. Dios y luz, sembrador de hombres nuevos y quien, para salvarnos del pecado, bajo del cielo y lo entregó todo por nosotros.

Sufrió y padeció, resucitó y acompaña al eterno sentado a su derecha y muy prontamente vendrá de nuevo para buscar en su rebaño a todos quienes lo aman, en su reino vivirá y allí no habrá fin.

Creo en el Espíritu Santo quien ilumina a cada uno de sus hijos y reparte en su pueblo sus dones y sus frutos; Creo en la Iglesia, en la casa de hombres nuevos y en la formadora de los cristianos que tienen sed, de su palabra. Amén.

Oración Del Credo y La Salve 📖

Creo que solo un Dios existe, creo en su gran poder y amor para con su pueblo, creo en su promesa, creo en la esperanza que sus servidores en sus fieles han sembrado. Creo que todos viviremos un mañana, limpio y libre; en los cielos y a su lado.

Salve Madre María, Salve Reina y abogada de los que a ti acuden, Salve pura y casta, Salve a ti nuestra Virgen María.

Su palabra anunció, sus ovejas fieles a ti son y aclaman por tu palabra. No buscan riqueza aquí en la tierra, buscan la salvación en el cielo. Creo en ti Padre Amado, creo en ti Salve y Madre mía. Amén.

Oración Del Credo Largo 💕

Creo en el Padre Todopoderoso, en un solo Dios, creo en el creador de lo que a la vista está y de lo invisible; creo en el creador de la tierra y del cielo, del universo completo; en el creador de la naturaleza, los animales y en el Padre de todo su pueblo.

Creo en Jesucristo, hijo unigénito, Dios, luz, guía y guardián, misterio sublime quien fue creado por obra y gracia, Del consolador Espíritu Santo, a través de la Virgen María y quien recibió los peores tratos y resucito para subir al cielo, su valentía y su humildad, sean ejemplo para todos sus hijos y prontamente regresará para juzgar tanto a los vivos como a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, creo en la Madre iglesia, creo que todos los que buscamos y seguimos su camino, veremos la luz eterna, nos sentaremos a su lado, disfrutaremos de la dicha eterna y cantaremos a ti el Aleluya. Creemos en un solo Dios verdadero, creo y en ti confío; Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Oración Del Credo Corto 😇

Creemos en un solo Señor Todopoderoso, en un solo Dios verdadero, aquel que procede del Padre, aquel que, por misterio sublime del Espíritu Santo, trajo a este mundo a su hijo Jesucristo; que, sin capricho alguno, su vida dio por sus hijos, se entregó en la condición más humilde, valiente y de amor verdadero, para su Padre y para sus hijos.

Creo en la institución de la Iglesia, creo en su regreso, creo que vendrá a juzgar y a liberar a su pueblo. A su lado permanecerán quienes han transitado su camino y apartara a todos aquellos, que su palabra, no quisieron conocer.

Creo en la divinidad del Espíritu Santo, en el amor fiel de su Hijo Jesucristo y creo en Nuestro Padre, todos en una sola persona y dueño del mundo entero. Amén.

Oración Del Credo De Los Apóstoles 🕊

En ti Señor Padre Todopoderoso creo y espero, tu señor que has creado el cielo y la tierra y quien sin temor alguno envió a su único hijo, con el propósito de Salvar hasta la más pequeña de sus ovejas, del pecado y del infierno.

Creo en el Espíritu Santo, en la Iglesia cuerpo místico del Padre, creo en la fidelidad de un pueblo que se arrepiente y espera paciente la llegada de Jesucristo, para que los libere de la oscuridad y les permita vivir bajo la luz espiritual, forjadora de hombres nuevos.

Creo en el amor más grande que jamás se haya visto, en el amor de un Padre, en el Paraíso y en la eternidad, que, a través de la palabra, de la conversión y del arrepentimiento, podemos obtener para encontrar a Dios. Amén.

Oración Del Credo Para Niños 👶

Creo en el único Dios que existe, en el Padre, hijo y Espíritu Santo; creo en la misericordia divina y la mirada de amor fraterno para los más pequeños y frágiles de este mundo; los niños que en su corazón albergan y alojan sentimientos ingenuos y llenos de fervor al señor.

Creo en Jesucristo, quien llegó a este mundo por un misterio divino y quien feliz se muestra, cuando sabe que los más pequeños siguen su camino y no se apartan del temor al señor.

Creo en el Espíritu Santo, en los rayos de bondad que emanan de su pecho y libera los niños que sufren y padecen los maltratos del maligno, creo y en ti confió.

Creo en la Iglesia y que, a través de ella, todos los fieles persiguen la salvación y de su mano llevan a los niños, quienes merecen conocer el Verbo de vida eterno. Amén.

Oración Del Credo Antiguo 📜

Profeso y creo en mi fe, en la existencia de un único Dios, en el cual habitan tres misteriosas y divinas personas; el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Creo que existe una sola iglesia y que a ella acuden todos los esperanzados en la salvación y que desean conocer al padre celestial.

Creo en todo lo que tuvo que padecer Jesucristo, hijo único del señor, quien humildemente padeció por nosotros y que, gracias a su sacrificio, hoy gozamos de este don precioso; y quien en un mañana vendrá, a juzgar a su pueblo, a desatar todo aquello que en la oscuridad anda suelto.

Creo en tu Palabra, creo en ti mi señor; y creo, que, sin ti, no hay vida, y la vida eterna es posible solo a tu lado. Amén.

Oración Del Credo En Dios Padre 🌎

Padre Dios eterno y Todopoderoso, hoy tu pueblo te aclama y proclama tu fe, creemos en ti, que eres único y verdadero. Padre de Jesucristo, único hijo y salvador nuestro, quien llegó a este mundo por el poder del Espíritu Santo y quien sufrió las más grandes humillaciones y maltratos, todo por salvar del pecado, hasta al más pequeño de sus hijos.

Creo en tu bondad y en la Sagrada Iglesia, templo único divino y donde acuden todos los fieles. Creo que pronto llegará el día del juicio final y es allí donde se escucharan los gritos y los auxilios, tu mirada se concentrará en aquellos que junto a ti han peregrinado y obedientes siguieron tus designios.

Creo que tu amor lo supera todo, que eres misericordioso y que el perdón de nuestros pecados obtenemos con tu bendición y tu perdón. Amén.

Imagen Del Credo Original

Imagen del Credo original

Plegarias En Video 🎬

Todo Lo Que Debes Saber Sobre Estos Rezos 🙏

Introducción 🙌

Rezar el Credo afianza nuestra vida espiritual, es increíble el efecto sanador que tiene en nuestra vida. Ante cualquier adversidad o peligro, proclama esta hermosa oración católica y podrás comprobar su eficacia, pues Dios acude a tu llamado y te protege, te sella con su Sangre Preciosa, es la barrera más contundente para alejar al enemigo.

Esta oración universal se divide en tres partes primordiales:

  1. En la primera parte la Creación y Dios padre, son los protagonistas.
  2. En la segunda parte nos encontramos con Dios Hijo y con la Redención de los hombres.
  3. Y en la última parte, son el Espíritu Santo y nuestra santificación los temas principales.

Indiscutiblemente las verdades en las cuales todos los católicos creemos, las encontramos en el Credo. Todo lo que vivió Jesucristo, la institución de la Iglesia, la promesa de Nuestro Padre para la vida eterna y la creación del cielo y la tierra, lo confirmamos y aceptamos cuando pronunciamos el Credo.

Es oportuno comprender el amor tan grande que el padre celestial le tiene a sus fieles, pues fue capaz de entregar a su único Hijo Jesús, para salvarnos del pecado y no solo eso, permanece con nosotros en la iglesia y nos perdona constantemente, prometiéndonos que volverá a venir, una promesa que nos estimula a vivir una vida santa.

Pero no se trata de creer únicamente de palabra. Es esencial demostrarlo con nuestras obras. Gran diferencia debe observarse en una persona que cree en el señor y los que no. Pues entonces seremos católicos inertes, sin vida espiritual y no seremos ejemplo para que otros sigan el camino de Dios.

La seguridad y confianza con la que llevamos nuestra vida y enfrentamos las diferentes situaciones que se nos presentan, hablan por sí solas de nuestra fe. Si creemos en la Iglesia, debemos contribuir con ella. La Iglesia somos todos y edificarla es nuestra misión.

La mejor manera de profesar nuestra fe es rezando y practicando el Credo. Estamos diciendo que creemos en el señor, que sabemos que si existen tres personas en un solo Dios verdadero y que nada ni nadie podrá apartarnos de su ruta santa. Las debilidades y adversidades, podemos combatir porque creemos en el padre santo y en él nos confiamos.

Entramos en comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu santo y con la Santa Madre Iglesia, cuando rezamos el Credo.

Y con la Salve, saludamos, veneramos y aceptamos como Madre y Señora Nuestra, a la Virgen María. Somos sus hijos predilectos y con ella podemos contar, es la madre perfecta, la que nunca te abandona, quien te ama y quien intercede por ti y por los tuyos.

El reconocer, arrodillarnos y enaltecer el nombre de María Virgen y Madre; es algo que hacemos cuando rezamos la Salve. Es un himno de alabanza y veneración, de súplica y entrega, de amor y de fe.

El Credo y la Salve son sinónimo de perdón, adoración, veneración y fe. Un católico que practica y cree; reza, obedece y da ejemplo con su vida.

Conclusión 🎯

La Oración del Credo resume todas las verdades en las que creemos los católicos. Existen dos versiones de esta hermosa oración, una larga y otra más corta.

Como católicos creyentes y practicantes, somos conscientes que, al rezar fervorosamente el Credo, estamos reconociendo a Dios, como Nuestro Padre y Creador y aceptamos que él, todo lo puede.

Podemos comprender el misterio divino que allí se revela, que el Padre de Jesucristo es el mismo Dios, que el único hijo de Dios, es Jesús y que nosotros tenemos la dicha de ser hijos adoptivos del padre santo.

La concepción de Jesús, no fue de la misma forma que la nuestra. Él fue concebido por el Espíritu Santo de milagrosa manera, en el vientre de la Santísima Virgen María. La Encarnación del Hijo de Dios, allí se pone en evidencia.

Entendemos que Jesús es nuestro guía, Dueño y Señor. A él le debemos obediencia y si en verdad seguimos su camino, debemos aceptar lo que nos dice y lo que nos pide.

En esta plegaria clamamos por la promesa y anunciación de la Resurrección del Señor. Podemos comprobar y de manera sublime y especial, la Ascensión del Señor, quien subió a los cielos y desde allí vigila a sus fieles.

Como Juez, Jesucristo ha de volver glorioso y en ese mismo momento, los muertos resucitarán y será entonces el Juicio Final; un momento para el cual debemos prepararnos espiritualmente, pues si queremos disfrutar de la vida eterna, debemos cumplir como buenos católicos con todos los mandatos divinos, y prepararse eficazmente para tan especial acontecimiento.

En la Iglesia tenemos como católicos todas nuestras esperanzas y las gracias, que para nuestra salvación necesitamos. Sin olvidar o ignorar el sacramento de la Confesión, en el cual Dios perdona nuestros pecados y nos abre las puertas del cielo. No esperemos a último momento para realizar una buena confesión, entremos en intimidad profunda con el Altísimo y abramos nuestro corazón.

Una confesión donde primordialmente debe existir verdadero arrepentimiento y el firme propósito de no volver a cometer dichas faltas.

Dios es su infinita bondad y amor para con nosotros sus hijos, nos da miles de oportunidades para acercarnos a su camino y en el Credo, conseguimos una fuerza increíble y la alimentación espiritual que como católicos tanto necesitamos, mastiquemos cada palabra y sumerjámonos en su presencia santa.

Descarga Nuestra App 📲

Más Contenidos

A continuación otros contenidos que podrían ser de tu interés.

3.9 (77.33%) 15 votos