Saltar al contenido

Oración A San Blas: Para Curar La Garganta, Pedir Favores y Más

Introducción

San Blas fue un obispo y mártir de la Iglesia que vivió en el siglo III. Dedicó su vida a Dios y defendió su fe durante las persecuciones a los cristianos ordenadas por el emperador Licinio.

Estas bellas oraciones dedicadas a San Blas nos servirán para curar enfermedades de la garganta y pedir favores difíciles y urgentes.

imágenes de san blas

Oraciones A San Blas Obispo Y Mártir

Oración A San Blas Para Curar La Garganta ❤️

Glorioso San Blas, obispo y mártir de la Iglesia, te pido que me liberes de este horrible dolor de garganta que no me deja vivir en paz.

Sáname como lo hiciste con el niño que se estaba ahogando con una espina de pescado, porque sé que tu misericordia y bondad son infinitas.

¡Oh! Santo médico del Señor, líbrame del sufrimiento que me aflige en este momento. Hazme merecedor de esa gracia divina, te lo ruego.

Apiádate de mí y no ignores esta humilde súplica que te vengo a pedir. Yo confío en que tú me ayudarás, porque jamás has abandonado a tus fieles devotos en los momentos de pesadumbre. Amén.

Oración A San Blas Para Pedir Favores 🙌

Blas de Sebaste, quiero pedirte que (nombrar el favor). Confío en tu poder divino y sé que eres el santo indicado para concederme el milagro que anhelo.

Ilumíname para poder resolver todas las dificultades y angustias que en este momento me quitan la tranquilidad.

Poderoso médico de Dios, que a lo largo de tu vida realizaste todo tipo de milagros mediante la intercesión del Señor, mírame con piedad y no me dejes jamás.

¡Oh! Santo obispo, escucha esta modesta oración que elevo en tu honor y regálame tu bendición para que todos mis propósitos y deseos sean una realidad. Hágase la voluntad de Dios nuestro Señor. Amén.

Oración A San Blas Milagroso Para Favor 🕊️

San Blas de Sebaste, acudo a ti en búsqueda de un milagro. Concédeme lo que tanto deseo y prometo rendirte culto eterno.

Haz que (nombrar el favor) por el gran poder que el Señor Dios te concedió para ayudar a sus hijos. Tú siempre auxilias a los indefensos y socorres a los menos favorecidos.

Admiro tu valentía y convicción, porque fuiste cruelmente martirizado y moriste defendiendo tu fe en Cristo. Por eso, sé que me podrás mirar con piedad y misericordia.

¡Oh! Amado obispo de Sebaste, concédeme el milagro que con tanta fe vine a pedirte. Gracias por escuchar mis peticiones. Amén.

Conclusión

Fue un médico y obispo de Sebaste. Desde temprana edad se convirtió al cristianismo y comenzó a destacar por tener el don de la sanación milagrosa, por lo que estudió medicina.

Gran parte de su vida la vivió como un ermitaño. Durante sus últimos años fue perseguido por los romanos y, posteriormente, torturado y asesinado. Mientras era martirizado en la cárcel, realizó un gran número de milagros.

Cuando le rezamos a San Blas con fe y dedicación, él cura nuestros dolores de garganta y se convierte en nuestro guía para socorrernos en los momentos de adversidad.

Califícanos